Publicado el

Las Eslingas de Cadena

ESLINGAS DE CADENA DE ACERO

Eslingas de cadena de acero

Vamos ha hablar en este artículo de las eslingas de cadena de acero, una de las más utilizadas por su solidez, fuerza y capacidad en elevaciones de cargas extremas. Precisamente esa característica hace que sea muy importante conocer su manejo y buen uso para evitar accidentes, que puedan ocasionar graves daños y pérdidas materiales y por supuesto humanas.

 

Por lo tanto siempre el primer consejo es usar eslingas adecuadas en perfecto estado y utilizarlas correctamente. Del mismo modo, los trabajadores, que efectúan las operaciones de eslingado y transporte de cargas suspendidas, deben estar debidamente formados.
Trataremos de explicar y definir las diferentes composiciones de las eslingas de cadena montadas mediante:
  • Dispositivos de unión mecánica.
  • Soldadura.
Además se se verán las normas para su utilización segura, el marcaje, el almacenamiento y el mantenimiento.
Una eslinga de cadena es un conjunto constituido por cadena o cadenas unidas a unos accesorios adecuados en los extremos superior o inferior capaces, de acuerdo
a los requerimientos de la norma UNE-EN 818-1, para amarrar cargas del gancho de una grúa o de otro aparato de elevación. En relación con las eslingas de cadena son relevantes las siguientes partes y definiciones:
  • Accesorio de extremo: Estará formado por un Eslabón o anilla, conjunto de eslabones o anillas, gancho u otro dispositivo permanentemente unido al extremo superior o inferior de una eslinga, que será la unión entre la eslinga a la carga o al aparato de elevación.
  • Eslabón maestro o anilla: Es el eslabón que forma el terminal de extremo superior de una eslinga, mediante el cual la eslinga se cuelga del gancho de una grúa o de otro aparato de elevación.
  • Dimensión nominal de una eslinga. Longitud nominal de la cadena utilizada para la fabricación de la eslinga, expresada en mm.
  • Clase nominal o grado de una eslinga. Hace referencia a la calidad del acero de la cadena empleada en la confección de la eslinga. La Norma UNE-EN 818-4 hace referencia a cadena no calibrada de clase 8 (Grado 80), que corresponde a cadena de acero con tensión media a la carga de rotura mínima de 800N/mm2. Existen cadenas de clase superiores, concretamente de Grado 100 y Grado 120.
  • Carga Máxima de Trabajo o Utilización (W.L.L. /C.M.U): Masa máxima que se permite levantar con una eslinga en servicio normal.
  • Coeficiente de seguridad: Es la relación aritmética entre la carga de rotura y la C.M.U.

TIPOS DE ESLINGA

Las eslingas serán de construcción y tamaño apropiados para las operaciones en que se hayan de emplear. Las dos construcciones de eslingas de cadena son las eslingas de uno o varios ramales y las eslingas sin fin.

Eslingas de cadena de un solo ramal o sencillas
Eslingas de cadena de un solo ramal o sencillas
Tipo Descripción Tipo Descripción
CO Eslinga de Cadena Sencilla con Eslabón Maestro en cada Extremo SGS  Eslinga de Cadena Sencilla con Gancho de Traba y Gancho de Quijada
SOS  Eslinga de Cadena Sencilla con Eslabón Maestro y Gancho de Quijada ASOS Eslinga de Cadena Sencilla con Gancho de Traba y Gancho para Eslinga
SOG Eslinga de Cadena Sencilla con Eslabón Maestro y Gancho de Traba ASOF  Eslinga Sencilla de Cadena Ajustable con Argolla Maestra y Gancho Fundición
SOF Eslinga de Cadena Única con Eslabón Principal y Gancho de Retención ASOG  Eslinga Sencilla de Cadena Ajustable con Argolla Maestra y Gancho de Traba
SSS Eslinga de Cadena Sencilla Gancho de Graba y Gancho de Quijada SOCH Sencilla con Estrangulador 1355

Eslingas de cadena con dos ramales o eslingas dobles
Eslingas de cadena con dos ramales o eslingas dobles
 DOS
Eslinga de Cadena Doble con Eslabón Maestro y Gancho para Eslinga
ADOS
Eslinga de Cadena Doble Ajustable con Argolla Maestra y Ganchos Fundición
 DOG
Eslinga de Cadena Doble con Eslabón Maestro y Gancho de Traba
 ADOG
Eslinga de Cadena Doble Ajustable con Argolla Maestra y Ganchos de Quijada
 DOF
Eslinga para Cadena Doble Eslabón Principal y Gancho de Fundición
 DOCH
Doble con Estrangulador 1355

Eslingas de cadena con tres y cuatro ramales
Eslingas de cadena con tres y cuatro ramales
TOS
Eslinga de Cadena Triple con Eslabón Principal y Gancho Eslinga
QOS
Eslinga de Cadena Cuádruple con Eslabón Principal y Gancho para Eslinga
 TOG
Eslinga de Cadena Triple con Eslabón Principal y Gancho Traba
 QOG
Eslinga de Cadena Cuádruple con Eslabón Principal y Gancho de Traba
 TOF
Eslinga para Cadena Triple Eslabón Principal y Gancho de Fundición
 QOF
Eslinga para Cadena Cuádruple Eslabón Principal y Gancho de Fundición
 TOCH
Triple con Estrangulador 1355

RIESGOS

Cuando elevamos cargas, el principal riesgo en el uso de eslingas de cadena es la caída de la carga sobre personas y/u objetos y las principales causas son:
  • Mal estrobado o eslingado de la carga.
  • Utilizar la eslinga para elevar cargas con un canto vivo sin utilizar las protecciones correspondientes.
  • Eslingas en mal estado.
  • Utilizar eslingas de anchura insuficiente para la carga a transportar.
  • Utilización de eslingas en ambientes o aplicaciones peligrosas (productos químicos, altas temperaturas, etc.).
  • Resistencia insuficiente de la eslinga para la carga a elevar.
  • Utilización de un accesorio de elevación inadecuado o de una capacidad de carga insuficiente para la carga a elevar.
  • Procedimiento de elevación y/descenso de la carga inadecuado, próximo a objetos que puedan interferir en su recorrido, etc.

MEDIDAS A TOMAR PARA LA PREVENCIÓN Y PROTECCIÓN

Las medidas de prevención y protección se concretan mediante la descripción de las características de las eslingas de cadena, normas de utilización segura, el marcaje, requisitos de almacenamiento, mantenimiento y normas de sustitución de las eslingas de cadena.

Características de las eslingas de cadena

En general las cadenas utilizadas en la confección de eslingas deberán ser conformes a los requisitos establecidos en la Norma UNE-EN 818-2 y los accesorios adecuados.

Longitud de las eslingas

La longitud nominal de una eslinga, se mide entre apoyos, tal como se observa en la figuras1 a), 2 y 3.

Dimensiones de los eslabones

En la Norma UNE-EN 818-2,aparecen las dimensiones y tolerancias que deberán tener los eslabones de las cadenas.

Accesorios de extremo

La unión entre el canal de la eslinga y el medio de elevación se lleva a cabo por medio de anillas, grilletes o ganchos de acero. En las eslingas de dos ramales, se utiliza como medio de unión un eslabón maestro (anilla simple).
Ver fig. 5. En las eslingas de tres o cuatro ramales, se utiliza como medio de unión una anilla triple. Ver fig. 6.

Anillas

Las anillas de acuerdo con la Norma UNE-EN 1677-4, deben estar dimensionadas en función de las cargas que habrán de soportar.
Las anillas pueden tener dos formas: de lados paralelos y en forma de pera.
Para anillas de lados paralelos, la longitud y anchura mínimas en función de la C.M.U. se pueden ver en la tabla 2.

Para anillas en forma de pera, la longitud y anchura mínimas en función de la C.M.U. se pueden ver en la tabla 3.

Grilletes

Los grilletes podrán ser rectos o de lira e igualmente se dimensionarán según la carga de trabajo a aplicar. Para las aplicaciones de elevación los grilletes deberán ser conformes a la norma UNE-EN 13889.

Ganchos de elevación

Los ganchos de elevación se elegirán en función de la carga y de los tipos de esfuerzo que tienen que transmitir. Estarán equipados con pestillo u otro dispositivo de seguridad para evitar que la carga pueda desprenderse y cumplirán con lo especificado en las normas UNE-EN 1677-2 y UNE-EN 1677-3. Ver fig. 7.

Hammerlocks (eslabón de conexión)

El conector grado 80 es un elemento diseñado para transiciones
Hammerlock grado 80 es un elemento diseñado para transiciones entre terminales de diferentes tipos, añadiendo flexibilidad y seguridad
Es un dispositivo de unión mecánica entre la anilla o accesorios y la cadena. También llamado eslabón de conexión. Ver fig. 8.

Capacidad de carga

En la capacidad de carga de una eslinga intervienen la cadena propiamente dicha y los accesorios que lo complementan tales como anillas, grilletes y ganchos. El co
eficiente de seguridad para las eslingas de cadena es 4.
La Carga Máxima de Trabajo (C.M.U.) de cualquier eslabón maestro (anilla) debe ser al menos igual a la C.M.U. de la eslinga. La C.M.U. de los accesorios del extremo inferior de la eslinga debe ser al menos igual a la del ramal al cual está unido.

Normas de utilización segura

Para trabajar con eslingas de cable de acero, se deberán seguir una serie de normas en su utilización:

  • Deben ser usadas sólo por las personas que hayan recibido formación adecuada.
  • Antes de la primera utilización se debe asegurar que:
  • La eslinga es conforme a las especificaciones solicitadas.
  • La eslinga dispone de certificado.
  • El marcado es el correcto.
  • Las características de la eslinga son las adecuadas para el uso previsto.
  • La seguridad en la utilización de una eslinga comienza con la elección de ésta, que deberá ser adecuada a la carga y a los esfuerzos que debe soportar.
  • En ningún caso deberá superarse la C.M.U. de la eslinga, debiéndose conocer, por tanto, el peso de las cargas a elevar. Para cuando se desconozca, el peso de
  • Acero, hierro, fundición: 7.850 kg./m3( 7, 8 5 g r. /cm3).
  • Piedra y hormigón: 2.350 kg./m3 (2,35 gr./cm3).
  • Madera: 800 kg/m3 (0,80 gr./cm3) .
  • En caso de duda, el peso de la carga se deberá estimar por exceso.
  • Se deben evitar las aceleraciones o desaceleraciones bruscas en la elevación de cargas.
  • En caso de elevación de cargas con eslingas en las que trabajen los ramales inclinados, se deberá verificar la carga efectiva que van a soportar.
  • Al considerar el ángulo de los ramales para determinar la C.M.U. por las eslingas, debe tenerse en cuenta el ángulo mayor.
  • Una eslinga no debe trabajar en ángulos mayores de 60° respecto a la vertical (120° entre ramales).
  • En la carga a elevar, se deben elegir puntos de fijación que no permitan un desplazamiento de la carga o un deslizamiento de las eslingas. En todo caso, se debe buscar que el centro de gravedad (c.d.g.) de la carga esté lo mas cerca posible de la vertical de elevación
  • La carga debe permanecer en equilibrio estable, utilizando si es necesario un balancín de carga que la equilibre y reduzca el ángulo que formarían las eslingas si no se usara.
  • Las eslingas no se apoyarán nunca sobre aristas vivas, para lo cual deberán intercalarse cantoneras o escuadras de protección.
  • Antes de la elevación completa de la carga, se deberá tensar suavemente la eslinga y elevar aquélla no más de 10 cm. para verificar su amarre y equilibrio. Mientras se tensan las eslingas no se deberán tocar la carga ni las propias eslingas.
  • Se tomarán en todo momento medidas de precaución como las siguientes: aflojar una eslinga lo suficiente como para desplazarla de forma que no se arrastre sobre la carga, no elevar la carga de forma brusca, y fijarse en la posición de los pestillos de seguridad, de forma que nunca reciban el esfuerzo de la carga al elevar.
  • No se deben realizar nudos en las cadenas.
  • No se debe exponer las eslingas de cadena a lejías, ácidos o cualquier otro producto corrosivo.
  • Nunca se tratará de desplazar una eslinga situándose bajo la carga.
  • En caso de empalmar eslingas, deberá tenerse en cuenta que la carga a elevar viene limitada por la menos resistente.
  • Si se observa cualquier anomalía, la eslinga se retirará del uso para ser revisada en profundidad y poder decidir si la anomalía reviste gravedad o no.
  • Las eslingas de cadena se pueden utilizar de forma segura dentro de unos rangos de temperatura determinados.
  • Rango de – 40°C a 200°C la carga de utilización será el 100% de la C.M.U.
  • Entre los 200°C y los 300°C la carga de utilización será un 90% de la C.M.U.
  • Entre los 300°C y los 400°C la carga de utilización será del 75% de la C.M.U.
  • No está permitido el uso a temperaturas menores de – 40°C y mayores de 400°C
  • Se puede fijar la carga a los ramales de una eslinga de diversas maneras:
  • Ahorcado o de nudo corredizo: un ramal se pasa por debajo o a través de la carga y el accesorio de extremo inferior se vuelve a enganchar a la carga. Cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 0.8 x C.M.U. marcada en la eslinga.
  • En cesto: la eslinga pasa a través de la carga o la rodea. Podemos tener dos situaciones diferentes:
  • Tenemos una eslinga simple con gancho y anilla. El gancho hace la conexión con la anilla. La carga de utilización será la C.M.U. marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).
  • En caso de una eslinga con anillas en los extremos, ambos extremos se conectan a un gancho. La carga de utilización no debe sobrepasar 1.4 x C.M.U. marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).
  • Conjunto de dos eslingas simples idénticas: cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 1.4 x C.M.U marcada en la eslinga simple, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).
  • Dos ramales en nudo corredizo: cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 0,8 x C.M.U marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).
  • Dos ramales en cesto: los ramales pasa a través de la carga o la rodea. Podemos tener dos situaciones diferentes. Los ramales disponen de gancho y forman parte de una eslinga de dos ramales. El gancho hace la conexión con la anilla. La carga de utilización será la C.M.U. marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°)
  • Eslingas sin fin: la utilización de estas eslingas sólo es recomendable en la configuración de la fig. La carga de utilización no debe superar la C.M.U. marcada.
  • Eslingas de varios ramales cuyos ramales no se usan en su totalidad: en estas situaciones la carga de utilización será la obtenida multiplicando el factor adecuado por la C.M.U. marcada en la eslinga.

    Marcaje

    Cada eslinga deberá ir marcada de una forma legible y duradera con una placa identificativa.

    La información mínima del marcaje es:

    Marca del fabricante de la eslinga.
    Números o letras que identifiquen la eslinga con el certificado correspondiente.
    La Carga Máxima de Utilización (C.M.U.)
    Marcado CE.
    Además, si la eslinga es de dos o más ramales, a la información anterior se le añade la Carga Máxima de Utilización y los ángulos de aplicación de las cargas. C.M.U.
    para ß<45° con relación a la vertical (α<90° entre ramales) y C.M.U. para 45°<ß< 60° con la vertical ( 90°<α<120°entre ramales).

    ALMACENAMIENTO. INSPECCIONES

    Las eslingas se almacenarán en lugar seco, bien ventilado y libre de atmósferas corrosivas o polvorientas. No estarán en contacto directo con el suelo, suspendiéndolas de soportes de madera con perfil redondeado o depositándolas sobre estacas o paletas.
    A fin de evitar roturas imprevistas, es necesario inspeccionar periódicamente el estado de todos los elementos que constituyen la eslinga. La frecuencia de las inspecciones estará en relación con el empleo de las eslingas y la severidad de las condiciones de servicio.
    Las eslingas se inspeccionarán diariamente por el personal que las utilicen. Además se debería realizar una inspección en profundidad al menos cada 12 meses, aunque puede ser necesario acortar el tiempo según el trabajo que realiza la eslinga. Ver cuadro 1. Lista de comprobación. Se deberán mantener registros de las inspecciones.
    Daños y defectos en eslingas
    Aunque una eslinga trabaje en condiciones óptimas, llega un momento en que sus componentes se han debilitado,siendo necesario retirarla del servicio y sustituirla por otra nueva.
    Las eslingas se deberían retirar del servicio si existen, se alcanzan o se exceden algunas de las condiciones siguientes:
    Marcado inexistente o ilegible. Las informaciones relativas a la identificación de la eslinga y/o carga máxima de utilización resultan ilegibles.
    Daños en los accesorios de extremo superior o inferior. Desgaste, deformación, fisuras en los accesorios y/o falta del pestillo o desperfectos en el dispositivo de cierre de los ganchos. Los ganchos deben ser retirados cuando la apertura de la boca se deforme más de un 10%, el gancho está erosionado más de un 5% o si presenta grietas. El máximo desgaste permisible del diámetro del bulón es de un 10%. Debe sustituirse si presenta doblados laterales. Tras cada revisión es aconsejable sustituir el bulón y el pasador.
    El desgaste entre eslabones adyacentes está oculto. Se deberá aflojar la cadena y hacer girar los eslabones adyacentes, para hacer visibles sus dos caras interiores del eslabón. El desgaste entre eslabones se mide tomando el diámetro indicado (d1) y el diámetro a 90° (d2), y es admisible si la media de estos dos diámetros no es inferior al 90% del diámetro nominal (dn)
    (d1 + d2) / 2 > 0,9 dn
    Deformaciones en los eslabones, tales como: Desgastes, dobleces, mellas, estiramientos importantes, tal como se muestra.
    Corrosión avanzada. La corrosión superficial es improbable que afecte a la resistencia de la cadena.
    Daños debidos al calor, que se pone en evidencia por la decoloración del acero.
    Incremento en un 5% de la longitud del eslabón, según las dimensiones descritas en UNE-EN 818-2.

    NORMATIVA Legal

    DIRECTIVA 2006/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2006, relativa a las máquinas.
    RD. 1644/2008 , de 10 de octubre, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.
    Ley 31/95, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), modificada por Ley 54/2003.
    RD. 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.

    NORMATIVA Técnica

    Conjunto de Normas UNE-EN 818.
    Normativa específica de los accesorios utilizados.

 

 

 

Publicado el

Cable de acero Uso y descripción

Cables de acero con alma textil en Ibérica del cable y elevación

Introducción

Uno de los principales y más básicos elementos, que compondrán nuestros sistemas de elevación, tracción o amarre, será el cable de acero.

Presente en casi todos los aparatos y equipamientos para las tareas mencionadas como son eslingas, grúas, cabrestantes, y algunos más complejos para transporte de personas como ascensores, teleféricos, plataformas elevadoras etc…

La industria, tal y como la conocemos hoy no podría funcionar sin los cables de acero. Allá donde sea necesario elevar, desplazar o amarrar una carga estarán presentes en mayor o menor medida los cable de acero.

Del conocimiento en profundidad de su composición, funcionamiento y mantenimiento, dependerá la seguridad de las mercancías o cargas a manipular y la nuestra propia, pues un mal uso o mantenimiento de los cables de acero que usemos, podrían desembocar en accidentes, de impredecibles consecuencias.

En el presente artículo les daremos indicaciones prácticas y recomendaciones fundamentales, recogidas a lo largo del tiempo de la experiencia y conocimiento de los usuarios y fabricantes de cable de acero.

Propiedades de los cables

Constitución

Un cable de acero es un tipo de cable mecánico formado un conjunto de alambres de acero o hilos de hierro que forman un cuerpo único como elemento de trabajo. Estos alambres pueden estar enrollados de forma helicoidal en una o más capas, generalmente alrededor de un alambre central, formando los cables espirales.

El cable estará formado por un número variable de cordones alrededor de un alma, que puede ser textil, metálica o mixta. Esta disposición es tal que su trabajo se comporta como una sola unidad.

A su vez un cordón puede considerarse compuesto por diversos alambres metálicos dispuestos helicoidalmente en una o varias capas.

Hay varios tipos de arrollamiento los más usuales son, arrollamiento cruzado cuando el sentido de arrollamiento de los cordones, en el cable, es contrario al de los alambres, y si los alambres y cordones tienen el mismo sentido, el arrollamiento recibe el nombre de Lang.

Diámetro y sección útil

Se tomará como diámetro de un cable el del círculo máximo que circunscribe a la sección recta del mismo; comúnmente se expresa
en milímetros. Este diámetro podrá medirse con la ayuda de un pie de rey.

Cómo medir correctamente el diámetro de un cable de acero
Cómo medir correctamente el diámetro de un cable de acero

Recuerde: La sección útil de un cable no debe calcularse nunca a partir de su diámetro. La sección útil de un cable es la suma de las secciones de cada uno de los alambres que lo componen.

Nomenclatura del cable de acero

La composición de un cable quedará definida por un conjunto de cifras que determinan el número de hilos y cordones que lo conforman, así como una referencia al alma del cable si fuera textil o no.

De forma genérica la abreviatura se lee así:  A x B + C siendo A el número de cordones; B el número de alambres de cada cordón y C el número de almas textiles. Cuando el alma del cable no es textil o sea formada por alambres, se sustituye la última cifra C, por una notación entre paréntesis que indica la composición de dicha alma. Si los cordones o ramales del cable son otros cables, se sustituye la segunda cifra B por una notación entre paréntesis que indica la composición.

A efectos de designación debe considerarse también las distintas formas de disposición de los alambres en los cordones, el tipo de
arrollamiento y si el material que lo constituye es preformado o no.

Un cable constituido por 7 cordones de 19 alambres cada cordón, sin alma, se representaría por:

Cable de acero Composición de 7 x 19 + 0
Cable de acero Composición de 7 x 19 + 0

Resistencia del cable

La resistencia a la rotura a tracción de un cable está determinada por la calidad del acero utilizado para la fabricación de los distintos
alambres, el número y sección de los mismos y su estado de conservación.

La carga de rotura de un alambre es el producto de su resistencia mínima por la sección recta del mismo.

Se denomina carga de rotura calculada de un cable, a la suma de las cargas de rotura de cada uno de los alambres que lo componen.

Se denomina carga de rotura efectiva de un cable al valor que se obtiene rompiendo a tracción un trozo del cable, en una máquina de
ensayo.

Coeficiente de seguridad

El coeficiente de seguridad de trabajo de un cable es el cociente entre la carga de rotura efectiva y la carga que realmente debe
soportar el cable.

Fórmula del cálculo de seguridad de trabajo de un cable de acero
Fórmula del cálculo de seguridad de trabajo de un cable de acero

La Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo dispone en su Artículo 112.2 que para los aparatos de elevación y transporte el factor o coeficiente de seguridad no será inferior a 6. No obstante existen diversas Normativas y Reglamentos específicos (Aparatos elevadores, Minería, etc.) a los que cada equipo debe adaptarse.

Empleo de los cables

Los cables durante su uso, al ser doblados, pasar por una polea o ser arrollados, sufren unos esfuerzos inversamente proporcionales al diámetro del arrollamiento y en función de la rigidez constructiva del cable.

Disposición en poleas y tambores

Un cable sufre un fatiga por flexión relacionada con el diámetro del arrollamiento en los tambores y poleas. Para evitar que estos valores sean excesivos es conveniente tener en cuenta estos mínimos:

  1. Relación entre el diámetro de la polea o tambor y el del cable.
  2. Relación entre el diámetro de la polea o tambor y el del mayor alambre.
  3. Cada fabricante los tiene establecidos para sus fabricados.

Según la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo, en su Artículo 112.6, dispone que el diámetro de los tambores de izar no será inferior a 30 veces el del cable, siempre que sea también 300 veces el diámetro del alambre mayor.

Para las poleas, los fabricantes recomiendan que en la relación entre su diámetro y el del cable, sea mayor o igual a  22. El diámetro de la polea se considera medido desde el fondo de la garganta.

Es conveniente que los tambores sean de tipo acanalado para evitar fricciones o presiones del cable consigo mismo.

El ángulo α de desviación lateral que se produce entre el tambor y el cable debe ser inferior a 1,5°.

Para enrollar un cable en un tambor debe tenerse presente el sentido de cableado.

Unión de cables

En este apartado contemplaremos tanto la realización de empalmes entre cables como la ejecución de distintos tipos de terminales.
Los sistemas comunmente empleados son:

Trenzado

La unión de cables mediante el trenzado es un trabajo muy delicado que requiere operarlos muy especializados. La operación consisteen destrenzar los extremos de los cables a empalmar, para trenzarlos de nuevo conjuntamente de forma manual.

La longitud que se recomienda dar a los empalmes es: de 900 veces su diámetro para los cables de arrollamiento cruzado; y de 1.200 veces su diámetro para cables de arrollamiento lang.

Para realizar los terminales mediante trenzado, es recomendable que la longitud de trenzado no sea inferior a 30 veces el diámetro del cable de que se trate.

Con casquillos

Consiste en un manguito de aleaciones especiales que presenta muy buenas características para su conformación en frío. Se coloca a presión sobre los ramales del cable que se pretende unir.

Con metal fundido

Se emplean casquillos generalmente de forma cónica, en los que por el extremo menor se introduce el cable, y en el que se vierte un metal fundido que suele ser zinc puro o una aleación de plomo-antimonio.Este sistema es algo más laborioso que los demás, pero es el que proporciona un mayor índice de seguridad.

Para la preparación de estos terminales debe procederse como sigue:

  1. Practicar una ligadura en el extremo del cable y otras dos a una distancia ligeramente mayor que la profundidad del casquillo.
  2. Eliminar la ligadura del extremo y descablear los alambres, procediendo a quitar el alma textil, caso de tenerla.
  3. Limpiar cuidadosamente tanto el casquillo como los alambres, sumergiéndolos en ácido clorhídrico y finalmente lavarlos con agua.
  4. Atar los alambres por el extremo para pasarlos al interior del casquillo y quitar la ligadura.
  5. Verter la colada de metal fundido al interior del casquillo, procurando que no se produzcan fugas de metal. La temperatura de la colada debe ser adecuada para no “recocer” los alambres del cable.

Con abrazaderas

Este sistema es la forma más sencilla para realizar tanto las uniones entre cables, como para la formación de los anillos terminales u ojales.

El número de abrazaderas o sujeta-cabos a emplear en cada caso, variará según se trate de formar anillos terminales o de uniones entre cables; y según el diámetro del cable.

A título orientativo se presenta la tabla siguiente:

Diámetro del cable en mm. Abrazaderas precisas
para formar un anillo para unir cables
5 a 12 4 4
12 a 20 5 6
20 a 25 6 6
25 a 35 7 8
35 a 50 8 8

Las abrazaderas deben ser adecuadas al diámetro del cable al que se deben aplicar (la designación comercial de las abrazaderas se realiza por el diámetro del cable). Esta circunstancia debe observarse escrupulosamente puesto que si se emplea una abrazadera pequeña el cable resultará dafiado por aplastamiento de la mordaza. Por el contrario si se utiliza una abrazadera o grapa excesivamente grande no se logrará una presión suficiente sobre los ramales de los cables y por tanto se pueden producir deslizamientos inesperados. Es de suma importancia una cuidadosa observancia de las siguientes medidas para alcanzar una eficaz y adecuada disposición de los grilletes o abrazaderas:

  1. Para la realización de anillos u ojales terminales debe emplearse guardacabos metálicos.
  2. En los anillos u ojales la primera abrazadera debe situarse lo más próxima posible al pico del guardacabos.
  3. La separación entre abrazaderas debe oscilar entre 6 y 8 veces el diámetro del cable.
  4. El ramal de cable que trabaja a tracción debe quedar en la garganta del cuerpo de la abrazadera, en tanto que el ramal inerte debe quedar en la garganta del estribo.
  5. Las tuercas para el apriete de la abrazadera deben quedar situadas sobre el ramal largo del cable, que es el que trabaja a tracción.
  6. El apriete de las tuercas debe hacerse de forma gradual y alternativa, sin aprietes excesivos. Después de someter el cable a una primera carga debe verificarse el grado de apriete de las tuercas, corrigiéndolo si fuera preciso.La recomendación de utilizar guardacabos en la ejecución de los ojales o anillos terminales es debida a la conveniencia de proteger al cable frente al doblado excesivo que se produciría al someterlo a los esfuerzos de tensión o de una carga. Comercialmente los guardacabos se designan por el diámetro del cable correspondiente.
Norma para la colocación de sujetacables con y sin guardacabos
Norma para la colocación de sujetacables con y sin guardacabos

Manipulación de cables

Los cables suelen salir de fábrica en rollos o carretes, aspas, etc., debidamente engrasados y protegidos contra elementos y ambientes oxidantes o corrosivos.
Durante su transporte y almacenamiento debe evitarse que el rollo ruede por el suelo a fin de que no se produzcan adherencias de polvo o arena que actuarían como abrasivos y obligarían a una limpieza y posterior engrase, antes de su utilización. Igualmente no debe recibir golpes o presiones que provoquen raspaduras o roturas de los alambres. Deben protegerse de las temperaturas elevadas, que provocan una pérdida del engrase original.

Instalación del cable

El principal riesgo que se corre al desenrollar y manipular un cable, es que se formen cocas, bucles o codos. Por ello, cuando se trate de arrollarlo en un tambor, es conveniente hacerlo directamente, procurando que el cable no se arrastre por el suelo y manteniendo el mismo sentido de enrrollarlo.
Antes de instalar un cable debe verificarse que las poleas y tambores por los que deba pasar no presenten resaltes o puntos que puedan dañar el cable, así como que éste pase correctamente por las poleas y por los canales del tambor. Para la manipulación de los cables en general, los operarios deben utilizar guantes de cuero.

Corte de cables

Previamente al corte de un cable debe asegurarse que no se produzca el descableado del mismo, ni el deslizamiento entre las distintas capas de cordones, ni el deshilachado general del cable. Para ello, debe procederse a realizar una serie de ligadas a ambos lados del punto de corte, mediante alambre de hierro recocido.

En la tabla siguiente se expresan los datos recomendados para efectuar las ligadas:

Diámetro del cable en mm. Nº de ligadas a cada lado longitud en mm. ø del alambre
de cada ligada entre ligadas
hasta 12 3 12 15 0,5 a 0,8
13 a 20 3 25 40 1 a 1,5
21 a 30 4 40 50 1,2 a 2,2
31 a 40 4 50 50 1,8 a 3
41 a 50 4 75 50 2,2 a3,2
> de 51 4 100 75 2,5 a 3,2

Los métodos comunmente empleados para realizar el corte varían según el lugar en que se deba operar y los medios disponibles: los más utilizados son: cizallas, eléctrica por resistencia, tronzadora o muela portátil, soplete oxiacetilénico y soldadura eléctrica.

Los extremos de los cables deben quedar siempre protegidos con ligadas a fin de evitar el descableado. En algunas ocasiones se sustituyen las ligadas por soldadura que une todos los alambres.

Conservación y mantenimiento

Revisiones Periódicas

Los cables deben ser sometidos a un programa de revisiones periódicas conforme a las recomendaciones establecidas por el fabricante y teniendo presente el tipo y condiciones de trabajo a que se encuentre sometido. Este examen debe extenderse a todos aquéllos elementos que pueden tener contacto con el cable o influir sobre él. Fundamentalmente debe comprender: los tambores de arrollamiento, las poleas por las que discurre, los rodillos de apoyo; y de forma especial debe comprobarse el estado de los empalmes, amarres, fijaciones y sus proximidades.

El Art. 103.3 de la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo dispone que los cables de izar deben ser revisados a fondo, al menos, cada trimestre.

Mantenimiento

En general el mantenimiento se concreta a operaciones de limpieza y engrase. Para el engrase es conveniente proceder previamente a un limpieza a fondo y seguidamente engrasarlo por riego al paso por una polea, pues se facilita la penetración en el interior del cable.

Por la incidencia que tiene el engrase respecto a la duración del cable es conveniente seguir las instrucciones del fabricante y utilizar el lubricante recomendado.

Sustitución de cables

Para cables de gran responsabilidad como ascensores, pozos de mina, teleféricos para personas, etc. existen reglamentos especiales que fijan tanto las inspecciones como las condiciones de sustitución.

En los casos no sometidos a Reglamentaciones específicas, la sustitución de un cable debe efectuarse al apreciar visiblemente:

  • Rotura de un cordón.
  • Formación de nudos.
  • Cuando la pérdida de sección de un cordón del cable, debido a rotura de sus alambres visibles en un paso de cableado alcance el 40% de la sección total del cordón.
  • Cuando la disminución de diámetro del cable en un punto cualquiera del mismo alcance el 10% en los cables de cordones o el 3% en los cables cerrados.
  • Cuando la pérdida de sección efectiva, por rotura de alambres visibles, en dos pasos de cableado alcance el 20% de la sección total.

Existen aparatos de control especiales, que detectan los defectos, tanto visibles como interiores de los cables. Ello permite determinar con certidumbre la conveniencia o no de la sustitución.

Publicado el

Uso, mantenimiento y seguridad de eslingas de cable de acero

Ejemplo de carga con eslingas de cable de acero

Este artículo nos mostrará, la composición, uso y mantenimiento de uno de los aparatos de carga y elevación más usuales: las eslingas de cables de acero.

Fáciles de usar, resistentes, versátiles y ligeras, debemos observar tanto en su elección como en su uso y conservación, una serie de normas y conceptos que harán de nuestras eslingas sistemas de carga, fiables, seguros y duraderos.

Cuando manipulamos cargas, entre el aparato que proporciona la fuerza de elevación y la propia carga, necesitamos un sistema que una ambos extremos  y garantice la seguridad de la operación.

Estos sistemas auxiliares son las eslingas. Las eslingas de cables de acero proporcionan un sistema muy versátil y seguro como sistema de conexión entre las cargas y los sistemas de elevación, siempre que se utilicen de forma correcta.

A la hora de seleccionar los cables y terminales para las eslingas, habrá que tener en cuenta dos de sus características fundamentales la   flexibilidad para que pueda adaptarse a la carga a elevar y la resistencia tanto a la carga por tracción como al aplastamiento.

Es necesario emplear eslingas adecuadas en perfecto estado y utilizarlas correctamente pues su rotura o deficiente utilización puede ocasionar ac­cidentes graves e incluso mortales por atrapamiento de personas por la carga desprendida.  Así pues, los trabajadores, que efectúan las operaciones de amarre con eslingas y transporte de car­gas suspendidas, deben estar debidamente formados.

Este artículo tiene como objetivo la descripción y definición de las eslingas de cable de acero para tareas de elevación en general.

Veremos las eslingas desde uno hasta cuatro ramales, con terminaciones encasquilladas o trenzadas, hechas con los cables de acero más habituales en el mercado de 6 y 8 cordones en diámetros de 8 a 60 milímetros.

Se pretende llegar al conocimiento de buen uso, manipulación segura, marcaje, almacenaje y mantenimiento.

La definición de eslinga de cable de acero y sus partes y conceptos fundamentales, sería:

Descripción básica de un cable de acero
Esquema de las partes fundamentales que componen un cable de acero.
  • Eslinga de cable de acero para aplicaciones generales de elevación: Conjunto constituido por uno o varios ramales individuales o por una eslinga sin fin, destinado a una variedad de operaciones de eleva­ción, y no diseñado para una operación específica de elevación.
  • Accesorio de extremo: Eslabón o anilla, conjunto de eslabones o anillas, gancho u otro dispositivo permanentemente unido al extremo superior o inferior de una eslinga, que se utiliza para unir la eslinga a la carga o al equipo de elevación.
  • Eslabón maestro: También llamado anilla, es el eslabón que forma el terminal de extremo superior de una eslinga, mediante el cual la eslinga se cuelga del gancho de una grúa o de otro equipo de elevación.
  • Carga Máxima de Trabajo o Utilización (W.L.L./C.M.U.): Masa máxima que se permite levantar con una eslinga en servicio normal.
  • Coeficiente de seguridad: Es la relación aritmética en tre la Carga de Rotura y la C.M.U.

Tipos de eslinga

Las eslingas serán del tipo y tamaño apropiados para las operaciones en que se hayan de emplear.
Existen dos tipos básicos de eslingas de cables de acero: Eslingas de uno o varios ramales y eslingas sin fin, como se puede apreciar en las siguientes figuras.

Tipos de eslingas de cable de acero para tareas comunes de elevación de cargas
Tipos de eslingas de cable de acero para tareas comunes de elevación de cargas

Normas básicas a observar para prevenir accidentes con eslingas de cable de acero

La caída de la carga sobre personas y/u objetos es el riesgo principal a prevenir en la utilización de eslingas de cables de acero en las tareas de elevación de car­gas y suele ser debida a:

  • Mal estrobado o eslingado de la carga.
  • Utilizar la eslinga para elevar cargas con un canto vivo sin utilizar las pro­tecciones correspondientes.
  • Eslingas en mal estado.
  • Utilizar eslingas de anchura insuficien­te para la carga a transportar.
  • Utilizar eslingas con eslingas o gazas realizadas con sujeta cables.
  • Utilización de eslingas en ambientes o aplicaciones peligrosas (productos químicos, altas temperaturas, etc.).
  • Resistencia insuficiente de la eslinga para la carga a elevar.
  • Utilización de un accesorio de eleva­ción inadecuado o de una capacidad de carga insuficiente para la carga a elevar.
  • Procedimiento de elevación y/descen­so de la carga inadecuado, próximo a objetos que puedan interferir en su recorrido, etc.

No se contemplan en este artículo los riesgos debidos a proximidades a líneas eléctricas, entre otros.

Medidas para prevención y protección en tareas de elevación con eslingas de acero

Muestra de medición de longitud nominal de una eslinga de cable de acero
Muestra de medición de longitud nominal de una eslinga de cable de acero

Las medidas de prevención y protección se materializan mediante la descripción de las características de las es­lingas de acero, normas de utilización segura, el marca­je y los requisitos de almacenaje, mantenimiento y sustitución de eslingas.

Características de las eslingas de acero

Las principales características de las eslingas de acero serán su longitud nominal, cómo se forman los ojales o gazas, los accesorios de extremos y por último, la capa­cidad de carga de la eslinga.

Longitud nominal de las eslingas

La longitud nominal de una eslinga, se mide entre apoyos, tal como se observa en la figura.

Formación de los ojales o gazas

Hay dos tipos de ojales o gazas: de ojal trenzado y de ojal con casquillos. Los ojales trenzados deber ser conformes a la Norma UNE-EN 13411-2. Los casquillos deben ser conformes a la Norma UNE-EN 13411-3

Hay una tercera forma, ojal con sujeta cables, pero en nin­gún caso debe usarse en elevación de cargas.

Ojal con guardacabos y sujetacables
Ojal con guardacabos y sujetacables

La longitud del cable entre los casquillos nunca será menor que 20 veces el diámetro del cable.

Diferentes tipos de ojales o gazas para tareas de elevación con eslingas de cable de acero
Diferentes tipos de ojales o gazas para tareas de elevación con eslingas de cable de acero

Los ojales pueden ser: flexibles o rígidos; los ojales rígidos deben estar dotados de guarda cabos conformes a la Norma UNE-EN 13411-1.

Los ojales o gazas flexibles de una eslinga de cable de acero tendrán una longitud h de como mínimo 15 x d, donde d es el diámetro del cable en mm.

Cuando se usa un accesorio de extremo, los ojales deben ser del tipo rígido, es decir, protegidos mediante un guarda cabos. Los guarda cabos utilizados deberán tener unas características dimensionales acordes al diámetro del cable, según UNE-EN 13411-1:

Esquemas y medidas de cable de acero para eslingas en cuanto a sus terminaciones
Esquemas y medidas de cable de acero para eslingas en cuanto a sus terminaciones

Accesorios para los extremos

Por medio de anillas, grilletes o ganchos de elevación se resuelve la unión entre el canal de la eslinga y el medio de ele­vación.
Los ramales de las eslingas de dos ramales, deben estar unidos en su parte superior por medio de un esla­bón maestro (anilla). Los ramales de las eslingas de tres o cuatro ramales, deben estar unidos en su parte superior mediante una anilla triple.

Anillas para eslingas de lados paralelos y en su composición de triple anilla
Anillas para eslingas de lados paralelos y en su composición de triple anilla

Las anillas, de acuerdo con la Norma UNE-EN 1677-4, deben estar dimensionadas en función de las cargas que habrán de soportar. Las anillas pueden tener dos formas básicas: de lados paralelos y en forma de pera.

Para anillas de lados paralelos, la longitud y anchura mínimas en función de la C.M.U. deben ser las que se indican en la tabla.
Para anillas en forma de pera, la longitud y anchura mínimas en función de la C.M.U. deben ser las indicadas en la tabla.

C..M.U.
(tN)
Longitud interior
Mínima (mm)
Anchura interior
Mínima (mm)
≤25 58√ CMU 31,5√ CMU
>25 45√CMU 25√ CMU
Longitud y anchura mínimas en función de la C.M.U. para anillas de lados paralelos
Longitud Interior
Mínima(mm)
Anchura interior Mínima
en el lugar más ancho(mm)
53√ CMU 27√ CMU
Longitud y anchura mínimas en función de la C.M.U. para anillas en forma de pera

Los grilletes pueden ser rectos o de lira e igualmente se dimensionarán según la carga de trabajo a aplicar. Para las tareas de elevación, los grilletes deberán ser conformes a la Norma UNE-EN 13889.

Los ganchos de elevación se elegirán en función de la carga y de los tipos de esfuerzo que tienen que transmitir. Deberá estar equipados con pestillo u otro dispositivo de seguridad para evitar que la carga pueda desprenderse y cumplirán con lo especificado en las Normas UNE-EN 1677-2 y UNE-EN 1677-3.

Ganchos de seguridad para eslingas
Ganchos de seguridad para eslingas

Capacidad de carga

Coeficientes a aplicara la CMU de la eslinga en función del
Coeficientes a aplicar la CMU de la eslinga en función del diámetro de apoyo

En la capacidad de carga de una eslinga intervienen todos los elementos que la componen, el cable propiamente dicho, anillas, grilletes y ganchos. El coeficiente de seguridad para las eslingas de cables de acero es 5.

La Carga Máxima de Utilización (C.M.U.) de cualquier eslabón maestro (anilla) debe ser al menos igual a la C.M.U. de la eslinga. La C.M.U. de los accesorios del extremo inferior de la eslinga debe ser al menos igual a la del ramal al cual está unido.

La C.M.U. puede variar también según el punto de apo­yo de la gaza u ojal flexible de la eslinga. Tendremos una reducción de la C.M.U. en función del diámetro del punto de apoyo, por ejemplo en el caso de un punto de apoyo que tenga un diámetro de 5 veces el diámetro del cable en mm., la C.M.U. de trabajo será un 85% de la C.M.U. marcada en la eslinga como se ve en la figura.

Normas de utilización segura

Para trabajar con eslingas de cable de acero, se deberán seguir una serie de normas de utilización segura:

  • Deben ser usadas sólo por las personas que hayan recibido formación adecuada.
  • Antes de la primera utilización se debe asegurar que:
    • La eslinga es conforme a las especificaciones solicitadas.
    • La eslinga dispone de certificado.
    • El marcado es el correcto.
    • Las características de la eslinga son las adecuadas para el uso previsto.
  • La seguridad en la utilización de una eslinga comienza con la elección de ésta, que deberá ser adecuada a la carga y a los esfuerzos que debe soportar.
  • En ningún caso deberá superarse la C.M.U. de la eslinga, debiéndose conocer, por tanto, el peso de las cargas a elevar. Para cuando se desconozca, el peso de una carga se podrá calcular multiplicando su volumen por la densidad del material de que está compuesta. A efectos prácticos conviene recordar las siguientes densidades relativas:
    • Madera: 800 kg/m3 (0,8 gr/cm3) .
    • Piedra y hormigón: 2.350 kg/m3 (2,35 gr/cm3).
    • Acero, hierro, fundición: 7.850 kg/m3 (7,85 gr/cm3).
  • En caso de duda, el peso de la carga se deberá estimar por exceso.
  • Se deben evitar las aceleraciones o desaceleraciones en la elevación de cargas.
  • En caso de elevación de cargas con eslingas en las que trabajen los ramales inclinados, se deberá verificar la carga efectiva que van a soportar.
    Muestras de cargas usando balancines u cantoneras
    Muestras de cargas usando balancines u cantoneras

     

  • Al considerar el ángulo de los ramales para determinar la C.M.U. por las eslingas, debe tenerse en cuenta el ángulo mayor.
  • Una eslinga no debe trabajar en ángulos mayores de 60° respecto a la vertical (120° entre ramales).
  • En la carga a elevar, se deben elegir puntos de fijación que no permitan un desplazamiento de la carga o un deslizamiento de las eslingas. En todo caso, se debe buscar que el centro de gravedad (c.d.g.) de la carga esté lo mas cerca posible de la vertical de elevación.
  • La carga debe permanecer en equilibrio estable, utilizando si es necesario un balancín de carga que la equilibre y reduzca el ángulo que formarían las eslingas si no se usara. Ver fig. 14.
  • Las eslingas no se apoyarán nunca sobre aristas vivas, para lo cual deberán intercalarse cantoneras o escua­dras de protección.

    Ramales de dos eslingas
    Ramales de dos eslingas
  • Los ramales de dos eslingas distintas no deberán cruzarse, es decir, no montarán unos sobre otros, sobre el gancho de elevación, ya que uno de los cables estaría comprimido por el otro pudiendo, incluso, llegar a romperse.
  • Antes de la elevación completa de la carga, se deberá tensar suavemente la eslinga y elevar aquélla no más de 10 cm. para verificar su amarre y equilibrio. Mientras se tensan las eslingas no se deberán tocar la carga ni las propias eslingas.
  • Se tomarán en todo momento medidas de precaución como las siguientes: aflojar una eslinga lo suficiente como para desplazarla de forma que no se arrastre sobre la carga, no elevar la carga de forma brusca y fijarse en la posición de los pestillos de seguridad, de forma que nunca reciban el esfuerzo de la carga al elevar.
  • Nunca deberá permitirse que el cable gire respecto a su eje.
  • Nunca se tratará de desplazar una eslinga situándose bajo la carga.
  • En caso de empalmar eslingas, deberá tenerse en cuenta que la carga a elevar viene limitada por la menos resistente.
  • Si se observa cualquier anomalía, la eslinga se retirará del uso para ser revisada en profundidad y poder decidir si la anomalía reviste gravedad o no.
  • Las eslingas de cable de acero se pueden utilizar de forma segura dentro de unos rangos de temperatura determinados.
    • En eslingas de cables de acero con alma textil, con casquillos de aluminio se podrán utilizar de – 40 °C hasta los 100 °C.
    • En eslingas de cables de acero con alma metálica, con casquillos de aluminio se podrán utilizar de – 40 °C hasta los 150 °C.
    • Para eslingas de cables de acero con alma metálica con casquillos de acero:
  • De – 40 °C hasta los 150 °C la carga de utilización será el 100% de la C.M.U.
  • Entre los 150 °C y los 200 °C la carga de utilización será un 90% de la C.M.U.
  • Entre los 200 °C y los 300 °C la carga de utilización será del 75% de la C.M.U.
  • Entre los 300 °C y los 400 °C la carga de utilización será del 65% de la C.M.U.

Fijación de la carga a los ramales de la eslinga

Veamos ahora las diversas formas de fijar la carga a las eslingas.

Ahorcado o de nudo corredizo

Eslinga ahorcada o de nudo corredizo
Eslinga ahorcada o de nudo corredizo

Un ramal se pasa por debajo o a través de la carga y el accesorio de extremo inferior se vuelve a enganchar a la carga. Cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 0.8 x C.M.U. marcada en la eslinga.

En cesto en el caso de una eslinga simple con gancho y anilla.

El gancho hace la conexión con la anilla. La carga de utilización será la C.M.U. marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).

En cesto en el caso de una eslinga con gazas flexibles (sin accesorios de extremo)

Ambos extremos se conectan a un gancho. La carga de utilización no debe sobrepasar 1.4 x C.M.U. marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).

En doble nudo corredizo

Cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 1.6 x C.M.U. marcada en la eslinga.

Diferentes configuraciones de eslingas de cable de acero
Diferentes configuraciones de eslingas de cable de acero

Conjunto de dos eslingas simples idénticas

Cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 1.4 x C.M.U marcada en la eslinga
simple, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).

Conjunto de dos eslingas simples idénticas en nudo corredizo.

Cuando se utiliza de esta forma, la carga de utilización no debe sobrepasar 0.8 x 1.4 x C.M.U marcada en la eslinga simple, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).

Diferentes formas de uso de las eslingas de cable de acero
Diferentes formas de uso de las eslingas de cable de acero

Dos ramales en cesto

Los ramales pasan a través de la carga o la rodea. Los ramales disponen de gancho y forman parte de una eslinga de dos ramales. El gancho hace la conexión con la anilla. La carga de utilización será la C.M.U. marcada en la eslinga, para un ángulo respecto a la vertical en 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).

Conjunto de dos eslingas idénticas simples en cesto

En caso de una eslinga con gazas flexibles (sin accesorios de extremo) ambos extremos se conectan a un gancho. La carga de utilización no debe sobrepasar 2,1 x C.M.U. marcada en una de las eslingas, para un ángulo respecto a la vertical entre 0° ÷ 45° (entre ramales de 0° ÷ 90°).

Eslinga sin fin

Eslinga de cable de acero sin fin
Eslinga de cable de acero sin fin

La utilización de estas eslingas sólo es recomendable en la configuración representada en la figura. La carga de utilización no debe superar la C.M.U. marcada.

Eslingas de varios ramales que no se usan en su totalidad

En estas situaciones la carga de utilización se obtendrá mul­tiplicando un factor de cálculo adecuado por la C.M.U. marcada en la eslinga. Ver tabla.

Total de ramales de la eslinga Factor de cálculo
1 ramal usado 2 ramales usados 3 ramales usados
2 ramales 1/2 1
3 ramales 1/3 2/3 1
4 ramales 1/4 1/2 3/4

Marcaje

Cada eslinga deberá ir marcada de una forma legible y duradera. Para las eslingas simples, el marcaje puede estar grabado en el casquillo o con una chapa identifica­tiva. En los casos de eslingas de dos o más ramales, la identificación será con una chapa identificativa. La información mínima del marcaje es:

  • Marca del fabricante de la eslinga.
  • Números o letras que identifiquen la eslinga con el certificado correspondiente.
  • La Carga Máxima de Utilización (C.M.U.).
  • Marcado CE.

Además, si la eslinga es de dos o más ramales, a la in­formación anterior se le debe añadir:

  • Las Cargas Máximas de Utilización y los ángulos de aplicación de las cargas.
    C.M.U. para 0° a 45° con relación a la vertical (0° a 90° entre ramales) y la C.M.U. para 45° a 60° con la vertical ( 90° a 120° entre ramales) si procede.

7. ALMACENAMIENTO. INSPECCIONES. RETIRADA DEL SERVICIO

Las eslingas, como cualquier otro equipo de trabajo, de­ben almacenarse adecuadamente, ser inspeccionadas periódicamente y ser retiradas del servicio cuando se produzcan determinados defectos.

Almacenamiento

Las eslingas se almacenarán en lugar seco, bien venti­lado y libre de atmósferas corrosivas o polvorientas. No estarán en contacto directo con el suelo, suspendiéndo­las en soportes de madera con perfil redondeado o de­positándolas sobre estacas o paletas.

Inspecciones

A fin de evitar roturas imprevistas, es necesario inspec­cionar periódicamente el estado de todos los elementos que constituyen la eslinga. La frecuencia de las inspec­ciones estará en relación con el empleo de las eslingas y la severidad de las condiciones de servicio.
Se inspeccionarán diariamente por el personal que las utilicen.
Se debería realizar una inspección en profundidad al menos cada 12 meses, aunque puede ser necesario acortar el tiempo según el trabajo que realiza la eslin­ga. Se deberán mantener registros de las inspecciones.

Retirada del servicio

Aunque una eslinga trabaje en condiciones óptimas, llega un momento en que sus componentes se han debilitado, siendo necesario retirarla del servicio y sustituirla por otra nueva. Las eslingas se deberían retirar del servicio si existen, se alcanzan o se exceden algunas de las condi­ciones siguientes:

  • Marcado inexistente o ilegible. Las informaciones rela­tivas a la identificación de la eslinga y/o carga máxima de utilización resultan ilegibles.
  • Daños en los accesorios de extremo superior o inferior.
    Desgaste, deformación y/o fisuras en los accesorios, falta del pestillo o desperfectos en el cierre de los
    ganchos.
  • Daños en las terminaciones del cable. Desgaste, deformación o fisuras en los casquillos o trenzado deshecho.
  • Alambres rotos aleatoriamente. 6 alambres exterio­res rotos aleatoriamente en una longitud de 6 x d (d es el diámetro del cable en mm.) pero no mas de 14 alambres exteriores rotos en una longitud de 30 x d.
  • Alambres rotos concentrados. 3 alambres exteriores adyacentes en un mismo cordón.
  • Deformaciones del cable, como pueden ser cocas, aplastamientos, nidos, alma que sobresale o cual­ quier otro daño que altere la estructura del cable, es decir, que haya un desplazamiento de alambres o cordones fuera de su posición original en el cable.
    La pequeñas dobleces no se consideraran daños importantes.
  • Desgaste del cable. Disminución en un 10% del diá­metro nominal del cable.
  • Corrosión avanzada. Picaduras de los alambres y/o falta de flexibilidad del cable debidas a la corrosión.
    La corrosión superficial es improbable que afecte a la resistencia del cable.
  • Daños debidos al calor, que se pone en evidencia por la decoloración de los alambres.

8. NORMATIVA

Legal

  • DIRECTIVA 2006/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2006, relativa a las máquinas.
  • RD. 1644/2008, de 10 de octubre, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.
  • Ley 31/95, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), modificada por Ley 54/2003.
  • RD. 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.

Técnica

  • Conjunto de Normas UNE-EN 13414. Eslingas de cables de acero.
  • Normativa específica de los accesorios utilizados. Este documento ha sido elaborado por el grupo de Trabajo Federación Española de Manutención /Asociación Española de Manutención – FEM/AEM – y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo – INSHT -en el marco del Convenio de colaboración entre ambas instituciones.